+34 658 61 01 80

ventas@nextleveldesign.com

Av. Pablo Iglesias, 78, 28522 Rivas-Vaciamadrid, Madrid, España

Stay Up Agency: Nueva agencia de diseño web fundada por un piloto.

Soy Santiago Saavedra, un joven colombiano de 24 años graduado como Piloto Comercial de Avión en el año 2019. Desde mi infancia, siempre tuve el sueño de volar aviones de pasajeros. A los 17 años, después de terminar la escuela, tuve la oportunidad de ingresar a una escuela de aviación en la ciudad de Bogotá, gracias al apoyo inquebrantable de mis padres. Completé mi entrenamiento en tan solo dos años, y en ese momento, todo indicaba que mi sueño se cumpliría rápidamente.

Sin embargo, en este post, no pretendo narrar toda mi historia, sino compartir cómo un piloto toma la inesperada decisión de aventurarse en la creación de una agencia de diseño web, una elección que, a primera vista, podría parecer carecer de sentido.

Recuerdo que a finales de 2019, me encontraba inmerso en un proceso de selección de pilotos para la aerolínea Easyfly (actualmente Clic Air). Estaba lleno de entusiasmo, creía que estaba a punto de cumplir mi sueño de ser contratado como piloto de aerolínea. Sin embargo, el proceso se prolongó más de lo previsto, y para mediados de marzo de 2020, me encontraba a punto de presentar la última prueba para obtener el anhelado contrato. Pero, como todos sabemos, llegó lo inesperado: la pandemia de COVID-19, que devastó los proyectos de innumerables personas en todo el mundo, incluido el mío, que consistía en volar para una aerolínea.

El sector aéreo, uno de los más afectados por la crisis sanitaria, hizo que mis esperanzas de una carrera como piloto se desvanecieran por un tiempo considerable. Me sentí abrumado por la situación, pero sabía que debía seguir adelante y buscar una forma de generar ingresos de manera sólida y sostenible.

El sector aéreo, uno de los más afectados por la crisis sanitaria, hizo que mis esperanzas de una carrera como piloto se desvanecieran por un tiempo considerable. Me sentí abrumado por la situación, pero sabía que debía seguir adelante y buscar una forma de generar ingresos de manera sólida y sostenible.

Ingresé a trabajar en un conocido centro de llamadas en Colombia, Teleperformance. Aunque aprendí mucho durante mi tiempo allí, con el tiempo me di cuenta de que no era el camino que deseaba seguir, y mi salud mental comenzó a deteriorarse.

Un día, mientras navegaba por Instagram, vi la historia de una amiga que mostraba sus ganancias en un negocio digital. Esto despertó mi curiosidad, aunque al mismo tiempo, sentía desconfianza debido a la proliferación de «negocios digitales» que resultaron ser estafas en aquel momento. Decidí investigar más y me puse en contacto con esta persona. Fui invitado a una reunión en línea donde mi amiga explicó en qué consistía el marketing de afiliados.

El marketing de afiliados resultó ser una oportunidad intrigante para alguien como yo, que buscaba alternativas a los negocios piramidales y similares. Básicamente, implicaba la promoción y venta de infoproductos creados por terceros, con la posibilidad de ganar comisiones por cada venta. En este caso, el método incluía la afiliación a un producto en Hotmart y la promoción en línea, lo que me permitía obtener una comisión impresionante del 80%. Si bien esta comisión parecía demasiado buena para ser cierta, resultó ser una realidad.

Con el tiempo, me di cuenta de que el diseño era fundamental para generar confianza en los potenciales clientes que visitaban la página, y para lograrlo, tuve que invertir en una variedad de cursos de diseño web. Algunos resultaron muy útiles, mientras que otros fueron una pérdida total de dinero. Sin embargo, fue así como empecé a enamorarme del diseño web. En la actualidad, es una pasión que intento reflejar en todos los proyectos que se presentan día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *